¿Todavía no sabes muy bien para qué sirve el rizador de pestañas? El rizador de pestañas es un accesorio perfecto para esos días en los que necesitas un maquillaje espectacular. Cuando usamos el rizador de pestañas la mirada cambia por completo, se convierte en expresiva y se agranda.

Rizador de pestañas

Sin necesidad de aplicar una máscara de pestañas previamente, conseguirás una mirada más abierta. Si tienes las pestañas rectas, con el rizador de pestañas conseguirás crear el efecto que tanto deseas, unas pestañas que se elevan hasta el infinito! Con la ayuda de una máscara de pestañas, te verás espectacular. ¡Es tiempo de lucir mirada!

¿Cómo se usa el rizador de pestañas? Delante del espejo, eleva la barbilla. Así nos obligamos a mirar hacia abajo, por tanto, bajamos el párpado y así lo estiramos. Coloca el rizador justo en la raíz de las pestañas. Haz presión sobre el rizador de pestañas durante dos segundos. A continuación, desliza unos milímetros hacia arriba el rizador y presiona unos 5-10 segundos. De este modo, conseguiremos darle a las pestañas una forma curvada. Si aplicáramos toda la presión en la raíz de las pestañas, quedarían con forma de L, y por tanto el resultado sería poco natural.

La presión que aplicamos debe ser suave. No tenemos que tener miedo a que las pestañas se partan. La goma que forma el rizador de pestañas, las protege al mismo tiempo que les da forma. En caso de haber usado máscara de pestañas previamente al rizador de las pestañas, debemos limpiar bien este accesorio. Los restos de maquillaje pueden estropear la goma o dejar restos en el próximo uso.

Como resultado, obtenemos unas pestañas curvadas, aparentemente más largas y sin límites. Un truco genial para destacar tu mirada en tu maquillaje diario, sin necesidad de aplicar la máscara de pestañas.

¿Preparada para eclipsar con tu mirada?

Share Button